Pocos bancos usan ahora los biométricos